Rebajar tus precios para ganarle a tu competencia, no necesariamente es una buena opción, también es recomendado comunicar a los compradores cuáles son los valores agregados de tus productos, comparados con los de tus competidores.

El “benchmarking”es el “proceso de determinar los mejores procesos, estrategicas y técnicas para alcanzar tus metas de negocio”.  Por lo general logras establecer eso comparando tu producto el o los de la competencia para identificar las diferencias (valor agregado) que te hacen más o menos competitivo.

4 pasos en el proceso de “benchmarking”

  1. Analiza tus procesos internos. ¿Cómo consigues nuevos clientes? ¿Cómo retienes a tus clientes? ¿Cómo los convences de comprar más?
    • Definir cómo llevarás a cabo el estudio de “benchmarking” Esto conlleva identificar los competidores contra los que te medirás, decidir si harás entrevistas o investigarás y analizarás las propiedades digitales de la competencia, por ejemplo.
    • En ese sentido podrías preparar una encuesta breve, puedes usar Google Forms y pregunta directamente a tus clientes actuales y potenciales sobre su nivel de satisfacción respecto a un producto o servicio
  2. Identifica los factores que más valoraras para analizar los resultados (precio, servicio, calidad, etc.)
  3. Investiga, recolecta evidencia y analízalo todo
  4. Aplica lo aprendido

¿Para qué es útil del “benchmark”?

  • Para mejorar el propio rendimiento. Identificar métodos para mejorar la eficiencia operacional o diseño del producto.
  • Entender la posición del costo. ¿Qué tanto más caro o más barato eres respecto a la competencia? Te puede mostrar oportunidades de mejora.
  • Ganar ventaja estratégica. Enfocarte en capacidades que son críticas para construir esa ventaja estratégica.

Con información de Bain&Company, Entrepreneur, Newkajabi.

Artículos Relacionados

Enviar comentario