María López Juan, 27 años, vive en una comunidad rural en el municipio de Nebaj, departamento de Quiché.

Como productora de cafés especiales pertenece al grupo juvenil Nueva Generación Cafetalera y se ha especializado en control de calidad (catación), para prestar servicios a otros caficultores.

María es referente de muchas señoritas de etnías mayas Ixil y Kanjobal, quienes se esfuerzan por superarse y romper las barreras que existen en sus comunidades.

“Los jóvenes como yo, especialmente del área rural, casi no tienen oportunidades de superarse, más aún si son de comunidades muy lejanas. Sin embargo hay muchos jóvenes y especialmente señoritas talentosas, quienes únicamente están esperando una oportunidad” nos cuenta María.

Desde pequeña, María empezó a trabajar en la caficultura apoyando a su familia en el corte, despulpado, lavado y secado del café. Así fue como adquirió práctica en el manejo de dicho cultivo.

Anteriormente producía café convencional, pero después de unas capacitaciones brindadas por la FAO se interesó en cafés de especialidad y decidió transformar los conocimientos adquiridos en un emprendimiento.

Su papá le proporcionó cinco cuerdas de café donde actualmente produce café de alta calidad, con un perfil de taza de 85 puntos. Con este café es más competitiva en el mercado y genera mayores ganancias.

Por su entusiasmo y amor al café, fue seleccionada por la FAO y la empresa exportadora Caravella Coffee para recibir un curso intensivo como analista de calidad (catadora). En ello aprendió que la calidad del café debe ser saboreada desde la mata, a partir de la trazabilidad y detección de los puntos críticos de control.

Estas experiencias le permitieron ser contratada como técnica por la Federación de Cooperativas Agrícolas de Guatemala (FEDECOCAGUA), para brindar capacitación y asistencia técnica en el manejo del cultivo y en control de calidad a caficultores y jóvenes de la cooperativa las Pilas, del municipio de Nebaj.

Su día típico empieza a las cinco de la mañana, cuando se levanta y sale a trabajar como técnica en las comunidades cercanas. Los fines de semana se dedica a supervisar el trabajo en su cafetal y a los que haceres de la casa. Siendo la primera hija, ha trabajado más duro para cuidar a sus hermanitos.

“Con los ingresos que genero apoyo a mi familia para la alimentación y el estudio de los demás hermanos. Pero quiero ahorrar para seguir estudiando el próximo año y sacar el bachillerato por madurez. Mi sueño es llegar a ser Ingeniera y experta en control de calidad de los cafés especiales de mi país.”

María no piensa en migrar a otras regiones del país o al Norte, como otros jóvenes en su departamento. Al revés, quiere comprar más tierra para producir cafés especiales en su comunidad.

“Muchos van para ir a luchar y muy pocos lo consiguen, y otros se pierden allá y olvidan a su familia” según relata María.

Como otras jóvenes en Guatemala, María ha descubierto y apostado al café de especialidad como un espacio de crecimiento personal y profesional. Su especialización le está permitiendo posicionarse en el mercado laboral remunerado y además ella misma, con su capacidad económica, está generando empleo local para atender su cafetal.

“Estoy contenta porque estoy dando trabajo a alguien que lo necesite, con esto estoy contribuyendo a generar empleo en mi comunidad.”

Su mayor anhelo es llegar a ser una empresaria exitosa y compartir sus conocimientos como analista de calidad, y construir las bases para hacer su hogar y para que sus hijos puedan tener un buen futuro.

“Para ser una emprendedora exitosa es necesario actuar con una mente positiva, con entusiasmo y con mucho esfuerzo. Se requiere de visión, espíritu emprendedor, energía y motivación.

Un buen emprendimiento existe, cuando se encaran personas decididas a perseguir sus metas, sueños y a seguir luchando, generar un negocio no importando que tan grande sea” concluye María.

María es una de muchas #JóvenesConChispa💥 que participan del Programa conjunto de desarrollo rural integral Ixil implementado por la FAO y financiado por la Agencia Sueca de Cooperación Internacional (SIDA).

 

Artículos Relacionados

Enviar comentario