Víctor y Byron, caficultores de Villa Nueva, Huehuetenango nos narran como gracias al cultivo de café han podido luchar por sus sueños y no estar lejos de la familia. Algunos de sus amigos y familiares tuvieron que migrar al extranjero, porque la extrema pobreza los obligó. Víctor también había vivido en Estado Unidos, pero migración lo detuvo y lo deportó, pero sabe que es más fácil trabajar para su comunidad. Ahora trabajo de la mano con FAO y tiene más facilidades monetarias para trabajar su tierra.

La FAO ha creado programas para ayudar a fortalecer el conocimiento de pequeños caficultores, y así brindarles el conocimiento necesario para poder trabajar sus cultivos y generar el doble de ganancias.

Los pequeños caficultores son capacitados para poder convertirse enlaces con otros proveedores y asociaciones, de esta forma FAO busca reforzar la colaboración y crecimiento de la agricultura en pequeña escala.

Acá la historia completa:  https://www.youtube.com/watch?v=0uyrEJI8o_E

Artículos Relacionados

Enviar comentario