Para los jóvenes emprendedores rurales las oportunidades se multiplican y el sueño de transformar su vida y la de su familia, está en su propia tierra, en su hogar.

Cuidar de nuestros bosques requiere de inversión y conocimiento, la FAO Guatemala gestiona proyectos financiados por medio de incentivos forestales que brindan apoyo económico a los jóvenes que forman parte de las cooperativas. A través de capacitaciones, los miembros de las cooperativas son formados para aprender a aprovechar los recursos que las áreas verdes les ofrecen, sin tener que dañarlos.

De esta forma también se fortalece la protección y conservación de los bosques, y se garantiza que la juventud logre su desarrollo personal y comunitario.

Conoce la historia de Miriam y Héctor, actualmente  asociados a la Cooperativa Chicoj Cobán, Alta Verapaz.  Ambos se dedican a la agroforestación y al ecoturismo.  Estos jóvenes emprendedores rurales han logrado un crecimiento positivo, y ahora quieren llegar más lejos para que más jóvenes puedan tener una buena calidad de vida.

Acá la historia: http://www.fao.org/index.php?id=86591

Artículos Relacionados

Enviar comentario