En abril lanzamos un llamado para conocer el impacto del COVID-19 en las vidas y emprendimientos de la juventud rural y contemplar sus necesidades en la formulación de posibles respuestas a la crisis.

En alianza con FAO, MAGA y la Red de Juventudes Rurales de Guatemala hemos recopilado experiencias usando medios de comunicación digital y redes sociales – además, la Red ha implementado Tardes de Café en territorios de menor acceso al Internet y facilitado diálogos con otras redes juveniles de la región SICA.

EFECTOS DEL COVID-19

Debido a las medidas de seguridad vigentes en Guatemala, muchas actividades juveniles se han visto afectadas con consecuente reducción de ingresos:

  • Pérdida de trabajo: desde el comienzo de la pandemia, varios jóvenes o miembros de sus familias se han quedado sin trabajo o han tenido que reducir las horas laborales.
  • Problemas de transporte: jóvenes productores han sufrido restricciones al transportar productos desde su comunidad a los centros de acopio o a mercados locales, asi como al hacer envíos siendo que los servicios no trabajan con horarios estables.
  • Reducción en la demanda: los volúmenes de compra han disminuido considerablemente, hasta cero en algunas cadenas de valor como las flores de corte.
  • Ventas limitadas: jóvenes que vendian a restaurantes y mayoristas locales se han visto afectados por el cierre de restaurantes, mientras los proveedores del programa de alimentación escolar no han podido vender productos frescos a las escuelas, porque un acuerdo ministerial ha limitado las compras públicas a productos no perecederos.
  • Distorsiones en mercados de exportación: a pesar de continuar entregando su producto, los jóvenes han reportado ineficiencias y disminución de los precios (por ejemplo, los precios de guisantes han bajado en un 25% por libra).
  • Dificultad en sostener sus estudios: debido a mayores gastos de internet y de transporte, los estudiantes reportan problemas en seguir sus clases virtuales.
RESPUESTAS A LA CRISIS

Para hacer frente a la emergencia han surgido soluciones y prácticas alternativas que testimonian como cada crisis puede ser fuente de innovación:

    • Métodos alternativos de mercadeo y comercialización: para permanecer activos, muchos jóvenes emprendedores han solicitado permiso para la venta a domicilio y han buscado diversificar clientes y canales de promoción de sus productos, experimentando con el mercadeo digital en redes y por WhatsApp.
    • Adopción de medidas de seguridad: se han dotado de mascarillas y gel antibacterial, realizan controles sanitarios y mantienen el distanciamiento social impuesto por las autoridades.

  • Reorientación del plan de negocio y nuevas oportunidades empresariales: cuando su principal actividad productiva se ha tenido que detener (como en el caso de las empresas de ecoturismo) jóvenes con espíritu innovador han readecuado sus inversiones o puesto en marcha nuevos emprendimientos respondiendo a las demandas del mercado local ➡ lee la historia de Karina
  • Transformación de productos: la sobra de productos frescos no comercializados ha abierto una ventana de oportunidad para aprender a procesar los productos y generar valor agregado.
  • Preparación para el post COVID-19: aprovechando el tiempo disponible, han estado explorando formas de ampliar la variedad y disponibilidad de sus productos y servicios de forma tal que cuando la crisis pase puedan aumentar las ventas y generar mayores ingresos para reinvertir en su negocio.
  • Solidariedad y ayuda mutua: muchos jóvenes y familias rurales han reorganizado su producción agropecuaria para asegurar la subsistencia familiar y comunitaria, ayudandose entre vecinos.
  • Capacitación en línea: gracias al uso de la tecnología y al apoyo de algunas instituciones, empresas y redes juveniles han podido seguir capacitándose y compartiendo aprendizajes ➡ mira el video de Catarina  

ACORTANDO LAS DISTANCIAS

El apoyo requerido por la juventud rural es principalmente:

  • apoyo económico (incluyendo subsidios o créditos con intereses reducidos) para necesidades basicas, gastos de internet y para invertir en sus microempresas
  • acceso a insumos agropecuarios (como semillas, plantas o animales de granja), para proveer a la subsistencia de las familias o sostener sus actividades productivas
  • asistencia tecnica y capacitación, para seguir adquiriendo ideas y habilidades útiles para el desarrollo de sus emprendimientos

Desde ChispaRural.gt aprovechamos las herramientas digitales para brindar información en línea y facilitar oportunidades de aprendizaje e intercambio sobre temas clave para jóvenes rurales. 

➡ ¿Ya has visto nuestro webinar sobre EMPRENDIMIENTOS VERDES🌲

¡Síguenos en Facebook y no te pierdas las próximas charlas en vivo con especialistas y jóvenes con chispa💥!

 

Artículos Relacionados

Enviar comentario