País cafetalero

Guatemala es el noveno exportador de café del mundo, con 2,72% de participación en el mercado internacional. El café se cultiva en todos los departamentos y de ello dependen más de 125 mil familias.

Según la Asociación Nacional del Café (ANACAFE), en el año 2018-19 se produjeron 4.63 millones de quintales, generando USD 663 millones de divisas. Más del 80% de la producción es de calidad (estrictamente duro), cultivado a más de 1,300 metros de altura y bajo sombra.

Los cafés Guatemaltecos son muy cotizados. Gracias a factores favorables como clima, variedades, suelo, existe un gran potencial para incrementar tanto la calidad como el rendimiento.

Un mercado en crecimiento

El consumo anual de café incrementa de un 2% – entre 40 y 50 millones de sacos más cada año. A nivel global hay un segmento de mercado que ha crecido dramáticamente: el de cafés especiales. 

Se trata de consumidores que buscan una calidad superior y ciertas características físicas y sensoriales de valor añadido tales como: una buena fragancia, aroma, sabor, dulzura, acidez, cuerpo lleno, taza balanceada, uniformidad y un residuo agradable.

¿Como atenderlo?

Para aprovechar esta ventana de oportunidad se requiere especialización y profesionalización en la cadena de valor del café.

La base para mejorar rendimiento y calidad es un plan de manejo agronómico, que incluya manejo de tejidos, fertilización, practicas de corte apropiadas, control fitosanitario y controles administrativos.

En particular es fundamental un buen programa nutricional basado en requerimientos nutricionales, edad de las plantaciones, análisis de suelo y foliar, variedades, condiciones climáticas.

Sin embargo, la mayoría de los productores no implementa planes de manejo, debido a la falta de conocimiento, la poca cultura de fertilizar o la falta de recursos económicos para la compra de insumos.

Jóvenes dinamizando la cadena de valor del café

El café puede convertirse en una opción de empleo y emprendimientos muy atractiva para la juventud.

Por otro lado, es fundamental que más jóvenes se motiven a integrarse a este rubro para generar valor agregado.

Gracias a su habilidad de aprender rapidamente, experimentar y tomar riesgos, las nuevas generaciones de productores de café han demostrado que pueden adoptar con éxito prácticas innovadoras, acceder a nuevos mercados, incorporarse a otros niveles de la cadena de valor.

Por ejemplo en Quiché, 282 jóvenes apoyados por la FAO desde 2018 producen cafés especiales. Aplicando un plan nutricional y prácticas apropiadas de manejo, su rendimiento ha crecido de 18 a 30 quintales pergamino por hectárea. Las plantas de café son más vigorosas, con granos más consistentes y grandes, y menos vulnerables a plagas y enfermedades.

“Con las capacitaciones recibidas hemos aprendido a elaborar nuestros biofermentos y aplicarlos de acuerdo al plan nutricional y a las fases lunares. He seguido estrictamente el plan y he logrado lotes de café con un punteo de 85 puntos, mi producción ha aumentado y mi plantación está sana” – Rafael Galindo, joven Ixil productor de cafés especiales.

Muchos de las y los jóvenes productores de cafés especiales también se desempeñan como técnicos y analistas de calidad.

➡ Lee las historias de Catarina y de Maria, dos jóvenes caficultoras Ixiles

Como nace la Nueva Generación Cafetalera

En 2018, en el marco de una iniciativa FAO de cooperación Sur-Sur entre Colombia y Guatemala, 127 jóvenes del departamento de Huehuetenango aprendieron sobre agronegocios, café de especialidad, cambio climatico y mercadeo.

El proceso se desarrolló en alianza con el programa Coffee Kids de la Fundación Hanns R. Neumann Stiftung que reune un entramado de actores del sector café – coffee shops, fincas, empresas, organizaciones de productores.

De los jóvenes formados, 41 tuvieron la oportunidad de hacer una pasantía en producción, tueste, catación y barismo para seguir especializándose. En el proceso también surgieron varias ideas de negocio.

“Es conmovedor saber que se puede trasladar el trabajo y la dedicación que se le ha puesto a la producción en las comunidades con el aroma y el sabor que el café expresa a la hora de prepararlo en una ciudad.” – Mariví Cano, joven participante del proyecto Nueva Generación Cafetalera

➡ Aprende más sobre el proceso de formación de la Nueva Generación Cafetalera

 

Artículos Relacionados

Enviar comentario